Skip to main content
Causar buena impresión

Tienes 7 segundos para causar una buena primera impresión

Hace apenas unos días, mientras tomaba tranquilamente un café a primera hora de la mañana y aprovechaba mientras tanto para ojear la prensa, sonó un teléfono móvil en una de las mesas próximas. Un joven, que estaba acompañado por otras dos personas, descolgó y contestó a la llamada. Al cabo de unos instantes, con gesto serio y voz alterada dijo: “me ha vuelto a ocurrir lo mismo. Después de la entrevista de selección creí que me iban a elegir. Fue todo perfecto. No lo entiendo”.

Sus dos compañeros de mesa, un chico y una chica, le lanzaron mensajes de apoyo y ánimo. Pero él parecía no atender a razones, estaba bastante afectado. Al cabo de un rato comentó que necesitaba salir a dar un paseo y tomar aire. Te acompaño, le dijo la chica. No, prefiero estar solo. Gracias de todas formas, le contestó.

Lo vi salir solo, con paso cansino, mirada en el suelo y hombros caídos. Y me vinieron a la mente los versos de Neruda. “Podría escribir los versos más tristes esta noche. Escribir, por ejemplo, la noche está estrellada…”.

(más…)

Reunión liderazgo

Una breve reunión que me enseñó mucho sobre liderazgo

Detectar, reconocer y actuar. Así de simple. En eso consiste mi forma de gestionar el equipo. Si quiere desglosarlo en tareas pues ponga primero detectar, segundo reconocer y tercero actuar. Y, por cierto, precisamente esa es la clave del éxito: hacerlo en ese orden. Por mi parte poco más le puedo decir. Tras un breve silencio, se levantó de la silla y me ofreció cortesmente su mano para estrecharla, casi a la vez que me deseaba un buen día.

Algo aturdido, sintiéndome un poco incómodo con la situación que había vivido en el despacho que acababa de abandonar, quise dirigirme directamente a la calle pero recordé que había quedado de saludar al amigo que me había conseguido la entrevista con el Gerente. (más…)

Teletrabajo

Teletrabajo, ¿más ventajas o más inconvenientes?

Los continuos avances tecnológicos están impactando en el mundo laboral. Y con ello surgen nuevos sistemas organizativos, cambian las formas de relacionarse y, en cierta medida, hasta la manera en la que entendíamos el trabajo parece estar transformándose.

En el modelo industrial que ha estado presente durante décadas, el trabajo se asociaba con un espacio físico y temporal que compartías con otras personas. Ahora algunos aspectos de esta idea empiezan a tambalearse. Y según parece en el futuro todavía se cuestionarán más. (más…)

Prisa

Los profesionales de la prisa

“Hoy no tengo tiempo para almorzar, tráigame directamente la cuenta”, dijo Groucho Marx dirigiéndose al camarero que se había acercado a atenderle.

Esta frase del genial Groucho encaja muy bien con un perfil de profesionales que se desenvuelven en un mundo lleno de prisas, agobios y urgencias en el que, según ellos, su presencia es requerida continuamente y, si algún día nos faltase, todo se iría al garete. Al menos eso piensan ellos. Y como nos convertimos en lo que pensamos, se han transformado en una especie de pollos sin cabeza que se mueven continuamente de un lado hacia otro. Con rapidez, eso sí, pero sin orientación. Tienen reloj y lo miran continuamente. Pero les falta brújula. (más…)

Talento cotidiano

El violinista callejero, el Stradivarius y el talento cotidiano

Poco antes de las 8 de la mañana del 12 de enero de 2007 un hombre vestido con vaqueros, camiseta de manga larga y una gorra de béisbol ocupó una esquina de la estación de metro de L’Enfant Plaza en Washington. De manera cuidadosa sacó de su estuche el violín que lo acompañaba, con mimo lo colocó sobre su hombro y comenzó a tocar una melodía de Johann Sebastian Bach.

Llegó a interpretar hasta seis piezas diferentes durante cerca de una hora. Al finalizar pudo contar poco más de 32 dólares que habían dejado sobre su estuche 27 personas. De las aproximadamente 1.100 que pasaron a escasos metros de él durante ese tiempo tan sólo siete se detuvieron un rato para escucharlo. (más…)