Skip to main content
2 preguntas poderosas

2 preguntas poderosas, muy poderosas

Mientras tranquilamente descansan junto a la Gran Pirámide de Keops, Carter Chambers (interpretado por Morgan Freeman) se dirige a su amigo Edward Cole (al que da vida Jack Nicholson).
– Sabes, los antiguos egipcios tenían una bonita concepción de la muerte. Cuando sus almas llegaban a la puerta del cielo, los dioses les hacían dos preguntas. De sus respuestas dependía que pudieran entrar o no.
– Vale, estoy intrigado. ¿Cuáles eran?
– ¿Has encontrado la felicidad en tu vida? Responde a la pregunta, le dice ante las dudas de su amigo.
– Yo… si respondo a la pregunta de si he encontrado la felicidad en mi vida…. Sí…
– ¿En tu vida has proporcionado la felicidad a otros?
– ¡Oh! Menuda pregunta. No lo sé. No pienso en cómo la gente… Pregúntale a ellos.
– Te pregunto a ti.

Morgan Freeman interpreta a un afable mecánico con muchas ilusiones en la vida, pero que al venir de una familia modesta y tener que trabajar desde muy joven, tuvo complicado cumplir sus sueños. El personaje de Jack Nicholson es un engreído millonario cuya única aspiración en la vida es trabajar y ser exitoso en ese terreno, mientras que descuida todo lo demás.

El destino los lleva a cruzar sus vidas en un hospital, a ambos se les ha diagnosticado cáncer y acaban teniendo que pasar mucho tiempo en la misma habitación mientras son tratados. A partir de ahí surge entre ellos una sincera amistad. La película es “Ahora o Nunca”, aunque su título original es “The Bucket List“. Una historia trepidante con aroma a lucha frente a las adversidades, amistad, buen humor, aventura y un viaje de esos en los que el tiempo es lo que menos nos importa y lo principal es seguir descubriendo el mundo.

Características de las preguntas poderosas

He querido empezar evocando esa fantástica escena que se produce ante las Pirámides de Egipto para reflexionar sobre la importancia de las preguntas poderosas. Las preguntas tienen una extraña cualidad, no pueden dejarse sin respuesta. Porque hasta no responderlas es una manera de hacerlo… Obligan a reflexionar sobre la propia experiencia. Las buenas preguntas hacen pensar sobre áreas normalmente no visibles para el que responde, dándole la oportunidad de revisar su experiencia y recursos de forma diferente. Y de encontrar respuestas que no creía poseer.

Las preguntas pueden ser una herramienta excelente para ayudar a una persona a explorar las cuestiones que le importan, que le ocupan o preocupan. Generan aprendizaje y autonomía, ya que contribuyen a buscar recursos por uno mismo.

Para que una pregunta sea poderosa es necesario que comparta las siguientes características básicas:
• Ser preguntas abiertas que comiencen por palabras interrogativas
• Que orienten al futuro y conduzcan a la acción
• Que estén libres de juicios y no dirijan
• Ser preguntas breves, claras y directas
• Que contengan presuposiciones potenciadoras que ayuden al que la recibe. Por presuposiciones potenciadoras se entiende aquellas que ayudan a resolver problemas, a mirar hacia delante, a conectar con los recursos y fortalezas de las personas, orientarlas hacia la acción…

¿Qué beneficios aporta realizar preguntas poderosas?

Algunos de los beneficios que aporta realizarlas adecuadamente son:

• Nos permite influir y ayudar a personas de nuestro entorno. Orientarlas hacia sus objetivos, motivaciones, recursos, soluciones, oportunidades de aprendizaje…
• Mejora y facilita nuestras relaciones personales. Estamos demostrando un interés por nuestro interlocutor
• Nos permite reconducir y controlar conversaciones utilizándolas, por ejemplo, cuando la charla se vuelve improductiva (dispersión del interlocutor, quejas excesivas…). En estos casos, podemos utilizarlas para centrar la atención del interlocutor hacia aspectos más productivos.
• Son muy útiles también para obtener feedback constructivo sobre algo que hemos dicho o hecho. ¿Qué es lo que más te ha gustado? ¿Qué cambiarías?
• Nos permiten cambiar el punto de vista de las personas. ¿Cómo crees que se siente él/ella? ¿Qué harías tú si a ti te ocurriera…? ¿Qué ventajas tiene esta situación?

Si comenzaba el post con dos preguntas muy poderosas realizadas por Morgan Freeman, voy a finalizar con un toque de humor recordando a Polanski y el Ardor, grupo de punk que surgió en el contexto de la movida madrileña y adquirió gran popularidad durante los primeros años de la década de los ochenta. Sus letras jugaban con lo irónico y absurdo. Su mayor éxito llevaba el título de una pregunta que bien podemos considerar “poderosa”. Y su estribillo era:

¿Qué harías tú en un ataque preventivo de la URSS?
¿Qué harías tú en un ataque preventivo de la URSS?
¿Qué harías tú?
¡No sé!

Pues eso… Ante una pregunta poderosa siempre podemos responder: Depende…

 

Crédito de la foto: vcazzato / Pixabay

Suscríbete a mi blog

Alberto Chouza

Gestión y captación del talento, desarrollo profesional, marca personal, inteligencia emocional, coaching, responsabilidad social corporativa o deporte son algunos de los ámbitos en los que me he ido especializando. Pero no, no soy un experto. Soy un aprendiz que se hace preguntas en un entorno que cambia muy rápido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *